El portero mexicano vuelve a empezar de cero con el Granada en su difícil aventura por tierras europeas

Hasta en el fútbol llanero uno espera con ansias el fin de semana para ponerse el uniforme, salir a la cancha y patear el balón. Lo importante es jugar y mientras más partidos, mejor. Es desesperante estar en la banca sin poder ver acción aunque sea 10 o 15 minutos y tener que esperar siete días para ver si ahora sí su nombre aparece en el once inicial.

Guillermo Ochoa ha sufrido más de la cuenta en su aventura por Europa desde que partió de México en el 2011. Los últimos dos años fue como un fantasma en el Málaga de España, donde solo fue titular cuando Carlos Kameni se lesionó. Agotada toda su paciencia, su representante Jorge Berlanga le encontró acomodo en el Granada en calidad de préstamo por una temporada. No hubo equipos más importantes que se interesaran por el mexicano.

Apenas fue un recorrido de unos cuantos kilómetros de Málaga a Granada; sin embargo, entre las dos ciudades existen diferencias muy marcadas, y en el fútbol la rivalidad entre boquerones y nazaríes tiene un añejo historial. Ochoa lo que quiere es jugar, y parece que la intención de la nueva dirigencia del equipo granadino es darle la titularidad a Memo.

El Granada es un equipo modesto acostumbrado a pelear en el fondo de la tabla, pero con la llegada de capital chino a las arcas de la institución se está haciendo una renovación importante, empezando con el técnico Paco Jémez y la llegada de 6 refuerzos, incluyendo al arquero mexicano.

La Liga arranca el viernes 19 de agosto, pero será hasta un día después cuando Ochoa podría debutar bajo los tres palos del arco rojiblanco en el partido del Granada contra el Villarreal. Trabajo no le faltará en su nuevo plantel, uno de los más goleados en la temporada pasada, la cosa es que lo pongan de titular y vuelva a disfrutar de los gritos, los disparos del contrario, de sentir el balón entre sus manos, de volar por los aires para evitar un gol, de volver a jugar. Que así sea. EC

Más artículos de interes