Un Real Madrid más embalado busca ampliar su ventaja sobre un Barcelona que ha perdido chispa. El clásico se juega el domingo

El torneo de fútbol en España entró en su recta final. Como casi siempre, la punta es cosa de dos, con un Real Madrid fortalecido y con más confianza, y con un Barça que ha perdido gas y chispa en la cancha. Ambos chocan este domingo 23 en casa de los merengues. Allí se puede definir La Liga. La balanza pesa más del lado de los blancos.

Los de Zidane deben aprovechar su mejor momento. Parecen más motivados, vertiginosos y sedientos de triunfo, mientras que los catalanes lucen desconcertados, cansados y a veces hasta desesperados. Pero es justo en un clásico donde todo puede cambiar.

Los de Luis Enrique tienen que recordar que llegan de un empate y una derrota ante los madrileños y si no despiertan ahora, el campeonato se les irá de las manos. Del otro lado también hay cuentas pendientes. De los últimos diez torneos, el Madrid solo ha ganado tres, a diferencia de los seis que se ha llevado el equipo blaugrana.

Los atacantes de ambos equipos serán relevantes. Messi y Suárez tienen más goles que Cristiano, pero el portugués viene en ascenso y con mejor respaldo de su medio campo. Encima, en el Real siguen destacando los del fondo, los que continuamente pisan terreno enemigo. Carvajal es detonante y descarado por un costado. Marcelo es clase y profundidad por el otro. Y Ramos es un torpedo con alas que le gusta explotar en el área enemiga.

En el otro frente parece acercarse cada vez más el fin de una era. Pasaría tarde o temprano. Hoy Barcelona está contra las cuerdas tanto en La Liga como en la champions. Real Madrid y la Juventus quieren darle el tiro de gracia a un conjunto que apelará al orgullo, al coraje, a chispazos de Messi, a embestidas de Suárez y a golpes de suerte. Neymar no estará.

Pero quién sabe. Si el Real piensa que el clásico es pan comido, mejor que se ande con cuidado; a veces un león herido es más peligroso de lo que se piensa, y Barcelona está herido y buscará con quien desquitarse. Además, está La Liga de por medio. EC

Compartir

Más artículos de interes