El equipo tapatío empató a dos goles con los Panzas Verdes del León ante una buena entrada en el HubStub Center

 

El sábado hubo fútbol mexicano en Carson. La fiesta comenzó dos horas antes del partido entre Chivas y León. En las afueras del estadio que sirve de casa para el Galaxy de Los Angeles hubo música, cerveza, firma de autógrafos y un río de gente que bailaba, reía y le echaba porras a su equipo. Los del Rebaño superaban en número a los del Bajío, pero los que le iban a la “fiera” no eran menos ruidosos y se hicieron sentir con cánticos, gritos y cornetas.

Era una fiesta. Un partido amistoso que tenía como a uno de los protagonistas del equipo del pueblo, a un Guadalajara que regresaba a Los Angeles para complacer a su fanaticada. El partido y el Fan Fest fueron patrocinados por Tecate y aunque se jugó previo a un día festivo, la gente llegó en grandes oleadas.

“Creo que la gente ha respondido. Sabemos que es un duelo amistoso pero los dos vienen con plantel completo. Hoy se presta para que Chivas pueda experimentar un poquito y el “Chepo” pueda arriesgar un poco más”, dijo el ex jugador del Rebaño, Claudio Suárez, quien se dejó consentir por los aficionados que le pedían autógrafos y fotos del recuerdo. Junto a él estuvo otro histórico del cuadro tapatío, el internacional Ramón Ramírez.

El partido fue parejo, con un equipo rojiblanco dominando el primer tiempo y consiguiendo dos golazos para ponerse arriba en la pizarra, uno de Marco Fabián y otro del “Dedos” López. La gente del chiverío anticipaba una feria de goles, pero justo antes del descanso, Mauro Boselli acercó a los Esmeraldas con un gol de sexto año luego de tirarse una chilena espectacular que dejó a todos con la boca abierta. Ya entrada la segunda etapa y con unos Panzas Verdes más animosos vino el empate definitivo por conducto de Elías Hernández, quien aprovechó un garrafal error del meta tapatío.

Al final los que salieron más contentos fueron los fanáticos del equipo verde, que de ir perdiendo 0-2 consiguió la igualada para que en las tribunas su gente se desgañitara de la emoción. Ni hablar, Chivas quiso pero no pudo. EC

Más artículos de interes