El ídolo del fútbol mexicano busca ser alcalde de Cuernavaca, Morelos, pero muchos se preguntan si fue decisión propia o manipulación

A sus 42 años de edad, Cuauhtémoc Blanco ve cada vez más cerca su retiro de las canchas. Tan cerca como el próximo mes de mayo cuando se acabe su contrato con los Camoteros del Puebla.

Un luchador incansable, el ídolo de Tlatilco ya le tiene echado el ojo a una chamba que le exigirá de todo ese cariño que le tienen los de abajo, la gente necesitada, la clase obrera, los que se identifican con los ídolos del pueblo. El “Cuau” se aventará a la “polaca” luego de registrarse como precandidato a Presidente Municipal de la ciudad de Cuernavaca, capital del estado mexicano de Morelos, un lugar que ha sufrido el flagelo de la delincuencia organizada y donde el Partido Socialdemócrata quiere imponer condiciones.

“Juégatela conmigo”, dice el mundialista mexicano en una de sus propagandas. Pero le ha llovido de todo desde que se supo la noticia. Lo acusan desde ser un ignorante hasta ser un títere de los gallones del PSD, el partido que lo está abanderando.

Si un payaso (Lagrimita) se registró como precandidato a la alcaldía de Guadalajara y el partido PES (Partido Encuentro Social) quiere lanzar a Quico como su candidato en Querétaro, sí, el entrañable personaje del programa El Chavo del 8, ¿por qué tanto escándalo por Cuauhtémoc Blanco?

El veterano jugador del Puebla acepta que nunca ha votado y que no cree en los políticos, pero que con él en el cargo llegarán los beneficios para los pobres y las personas de la tercera edad, así como mano dura para terminar con los asaltos y los robos.

Así están las cosas en el horizonte de uno de los futbolistas más brillantes del fútbol mexicano, quien dentro de muy poco cambiará las barridas y las patadas al tobillo por los ganchos bajos, los piquetes de ojos y las puñaladas por la espalda que a veces se dan en la política. Cuauhtémoc Blanco para alcalde, quién lo hubiera imaginado. Ni hablar, el mundo es una tómbola. EC 

Compartir

Más artículos de interes