Los Cargadores abandonan la ciudad de San Diego para compartir su nueva casa con los Carneros

 

De un sopetón la ciudad de Los Ángeles se quedó con dos equipos de la NFL. Apenas la temporada pasada recibió con los brazos abiertos a los Carneros, que llegaron de San Luis y hace unos días se hizo oficial la llegada de los Cargadores, ex de San Diego.

La falta de presupuesto para darle un nuevo estadio a los Chargers motivó la retirada del equipo, uno que tuvo sus días de gloria en la década de los 80 y en la temporada del ’94, cuando llegaron al Súper Tazón perdiendo la final ante los 49ers de San Francisco por 49-26.

Un dato curioso del equipo del relámpago es que debutó en la temporada de 1960 jugando en el Coliseo de Los Ángeles, pero la falta de interés de los aficionados obligó a que el dueño buscara otras alternativas para terminar llevándose al equipo a San Diego, ciudad donde permaneció durante 56 años.

A letter from Dean Spanos

A photo posted by Los Angeles Chargers (@chargers) on

Tan pronto como la próxima temporada, los dos nuevos equipos angelinos tendrán que compartir sede: el Coliseo, esto mientras se termina de construir el nuevo proyecto en la ciudad de Inglewood, donde los Rams les rentarían el espacio a sus nuevos inquilinos.

Lo del Coliseo está en veremos, puesto que también se menciona que podrían jugar temporalmente en el StubHub Center. Hay una buena noticia para los amantes del fútbol americano en el Condado de Orange: el nuevo campo de entrenamiento de los Chargers será en la ciudad de Costa Mesa, aunque aún no está listo. No es lo mismo que verlos en acción en un partido oficial, pero algo es algo.

En una etapa de cambios cuesta adaptarse. Eso lo está pagando actualmente el equipo de los Carneros, que en su primera temporada en Los Ángeles dieron pena. Lo peor es que el otro anfitrión también llega con etiqueta de eterno perdedor. Lo que sacará a ambos de la mediocridad es que los resultados lleguen pronto y que contraten a jugadores importantes, esto ayudará a que la fanaticada se vaya acostumbrando y decida hacia cuál de los dos bandos se inclina, si le salen cuernos o rayos.

Compartir

Más artículos de interes