México, Argentina y Colombia se han comenzado a despegar del resto del pelotón que incluye sorpresas y decepciones

No se están guardando nada. Los partidos de la Copa América Centenario han ido subiendo en intensidad. Se han visto duelos cargados de emoción y entrega, con bravura y pasión, aunque, como en todo, hay perdedores y ganadores.

Colombia fue el primero en llegar a los cuartos de final merced a un gran juego de conjunto y al talento individual que tienen. En su compromiso contra Paraguay sufrieron pero al final sellaron un triunfo de dientes apretados bajo la guía y el empuje de James Rodríguez, quien después de estar en duda por una lesión en el hombro, saltó a la cancha y lo dejó todo, incluyendo un gol. Sabe que esta Copa América es para seguirse mostrando que merece un lugar de titular en el Real Madrid o en cualquier otro cuadro de primer nivel en Europa.

México es pasión donde se pare en Estados Unidos. La gente se ha hecho presente con su apoyo incondicional y el Tri respondió con dos ganados y un empate. Es su momento y no lo quiere desperdiciar. Pero si quiere mantener su presencia en instancias finales tiene errores que corregir, porque los que lleguen a cuartos de final no le perdonarán las desconcentraciones que ha mostrado en sus partidos de la primera fase.

Argentina comenzó con autoridad ganándole a Chile, otro de los favoritos, y lo hizo sin Messi pero con garra y con puntería de cara al marco. Chile quiso responder en algunos pasajes del partido, pero los gauchos se las arreglaron para contenerlos con experiencia y calidad de campeón. Con “La Pulga” ya listo el equipo albiceleste puede crecer exponencialmente, eso lo pudo comprobar la selección de Panamá.

Hay otros que quieren seguir en la carrera junto a los punteros, como Estados Unidos, que se repuso de un mal inicio para machacar a Costa Rica y luego a Paraguay. Perú y Venezuela dieron la nota alta al superar sus propias expectativas. Ambos avanzaron con el deseo de llegar más lejos.

Los cuartos de final prometen ponerse mejor con estos gigantes en pugna, a ver cuál aguanta más. EC 

Más artículos de interes