Argentina es el candidato más firme para ganar la Copa porque llega con equipo completo y con la clara intención de igualar a Uruguay en número de títulos

El último título de Copa América para Argentina fue en Ecuador 1993 cuando venció a México en la final. La Albiceleste se acercó en la más reciente edición, pero cayó en la lucha por el título contra los chilenos desde el manchón de penalti. Hoy se vuelven a encontrar pero en terreno neutral, en el partido que abre las hostilidades del Grupo D. Su cita será el 6 de junio en Santa Clara, California.

El cuadro dirigido por el “Tata” Martino no ha despreciado esta edición especial de la Copa América. Parece tener entre ceja y ceja igualar a Uruguay con 15 trofeos de campeón. Además, es el histórico, el que albergó la primera competencia en 1916, el que ha ganado 3 Copas del Mundo, el que muchos dan como favorito en torneos internacionales.

Argentina no ha escatimado en plantel. Todas sus figuras están en la lista con Lionel Messi al frente y con dos nuevos trofeos ganados con su club, aunque siempre esperando dar la nota mayor con su selección. Carlos Tévez quedó fuera de la convocatoria, pero con Higuaín, Di María, Lavezzi, Gaytán y la sensación del Totenham, Erik Lamela, del medio hacia delante el equipo luce con velocidad, control y poder.

Chile llega todavía con la miel en los labios por el título conseguido el año pasado y lo mejor es que lo hace con la mayoría de los jugadores que levantaron la copa. La duda es que hay una novedad en el banquillo del técnico tras la salida de Jorge San Paoli hace unos meses. El nuevo estratega es el argentino Juan Antonio Pizzi, quien llegó procedente del León de México para hacerse cargo de La Roja, y que ahora se topa de frente con un torneo de corte internacional que estará en la mira de todos los aficionados chilenos que quieren ver a su equipo recobrar el nivel que tenía con San Paoli.

Panamá debuta en una Copa América y tuvo que ser en esta edición de centenario, porque de otra manera la invitación hubiera sido difícil de llegar. Los canaleros son un equipo tozudo que apelará a la experiencia de su cuadro base. Cabe señalar que la mayoría de sus titulares ya rebasan la treintena de edad, como Jaime Penedo, Felipe Baloy, Blas Pérez, Luis Tejada, Roberto Nurse y Gabriel Torres. El “Bolillo” Gómez le tiene fe a esta generación que muy pronto tendrá que ir haciendo un recambio.

Pero mientras llega ese punto, Panamá tiene enfrente una oportunidad de oro para repetir lo hecho en la pasada Copa Oro, en la que terminaron en un honroso tercer lugar. Todavía muchos recuerdan que no llegó a luchar por el trofeo por una escandalosa decisión arbitral a favor de México en su partido de semifinales. Ahora quieren aprovechar para codearse con equipos de más tonelaje como Chile y Argentina, y de adquirir confianza y millaje para encarar el hexagonal final de la Concacaf para obtener un boleto rumbo a la que también sería su primera Copa del Mundo.

Por último está Bolivia, el eterno escalón de Sudamérica junto a Venezuela, aunque los del altiplano pueden presumir de tener en sus vitrinas una copa de campeón obtenido en 1963 jugando en casa. Después de eso solo han conseguido un subcampeonato en 1997 cuando la copa se jugó en Brasil. Esta selección es la que luce como la más débil del grupo, incluso por debajo de Panamá. Julio César Baldivieso no cuenta con un plantel de respeto y encima no podrá contar con una de sus máximas figuras, el ariete Marcelo Martins, con quien ha tenido diferencias en el pasado inmediato. Todo apunta a que Bolivia solo cumplirá sus partidos de primera ronda y… hasta luego. EC

Más artículos de interes