Leticia Chacón nació en la Ciudad de México. Es ingeniera química y también una experta en vinos que supo definir su rumbo hacia una carrera exigente que muy pocas mujeres han seguido: es enóloga; o sea, alguien que se especializa en la producción y apreciación de vinos.

Leticia afirma que a pesar de que en su familia nunca existió una tradición alrededor del vino, su carrera la llevó a interesarse por una de las profesiones más antiguas del mundo, una que le ha dado grandes satisfacciones.

La química, una sólida base científica
Leticia estudió Ingeniería Química en la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México). Pero desde que empezó la carrera supo que estaba en un territorio dominado por hombres: “Desde el primer semestre, me di cuenta que las ofertas de trabajo estaban dirigidas solo para hombres”.

Eso no la detuvo y tal vez fue su golpe de suerte, pues la encaminó hacia la industria vitivinícola en la compañía Allied Domecq, en la Ciudad de México. El mundo de los vinos se abrió para ella y también creció su curiosidad. “Ahí fue donde empecé a conocer el producto y otros como el brandy. Pero la parte de vinos me enamoró, especialmente por el aroma. Yo quería aprender más, pero no había programas en México”.

Leticia cursó un master en Enología y Viticultura en UC Davis, en California. Con estas credenciales y la experiencia adquirida en trabajos en el Valle Central de California, actualmente trabaja para los viñedos de Beringer como una de las pocas mujeres maestras catadoras de vino.

Recientemente, Beringer lanzó una campaña promocional para dar conocer las variedades de estas bebidas que nacen en sus bodegas en California y cómo combinarlos con la exquisita cocina latina. Leticia ha sido nombrada vocera oficial. Parte de su labor es difundir en la comunidad latina el conocimiento de los vinos y cómo aprender a combinarlos con la comida.

“Lo mejor es que el fruto de mi trabajo puedo disfrutarlo y compartirlo con los demás. Además, el proceso es súper interesante. Hay mucha ciencia detrás de la elaboración, es como que si el vino estuviera vivo”, concluyó entusiasmada esta experta catadora.

Dirija sus comentarios a [email protected].

Compartir

Más artículos de interes