Se dice que es durante la primavera cuando los propietarios de casa aprovechan sus reembolsos de impuestos para hacerle mejoras a su hogar. Para ello necesitan especialistas que sepan cómo levantar bardas, tirar paredes y construir adiciones, entre otras muchas tareas. “A eso me dedico” dice Erik Rodas, un guatemalteco que tiene once años de experiencia haciendo todo tipo de trabajos relacionados a la construcción. “Pero mi fuerte es la carpintería y la electricidad”.

Rodas nos contó que su pasión por este trabajo empezó cuando era niño ayudando en un taller a su padre, un destacado carpintero allá en su tierra natal. “Ya en Estados Unidos y luego de hacer otro tipo de trabajos encontré un lugar en una empresa constructora. Allí a través de los años he ido aprendiendo otras labores”, comenta Erik, quien también señala que la época más difícil para este trabajo es en enero, justo después de las fiestas navideñas que es cuando la gente gasta mucho dinero.

Según este experto, una de las tareas más fáciles es instalar molduras, mientras que entre las más complicadas es derribar paredes para aumentar espacios. “No sólo es el trabajo, sino que hay que sacar un permiso de la ciudad –dice Rodas–. Y el único que lo puede hacer es alguien que tenga licencia de contratista”.

El mismo nos comentó que esta licencia se obtiene aprobando un examen cuyo costo es de 500 dólares. “Pero si no sabes nada de esta prueba, entonces hay que tomar clases”, dice Erik.

Vale la pena el esfuerzo
Uno de los alicientes de este oficio es que un trabajador con experiencia pueda ganar entre 30 y 35 dólares por hora, mientras que un ayudante puede meterse a la bolsa entre 15 y 25 dólares. Eso sí, el trabajo es pesado y se requiere una gran condición física. También es importante contar con un buen equipo de herramientas y una pick-up. “Se necesita para trasladarse a los luga-res de trabajo y para llevar el material que se vaya a ocupar”, comenta Erik.

“Gracias a Dios y a este trabajo, pudimos comprar casa aquí y un terreno en Guatemala –comentó Rodas–. Y mi próxima meta es tener mi propia compañía”. Y cuando lo dice, se nota un brillo especial en sus ojos y determinación en sus palabras. EC

Erick Rodas. Fullerton, CA. Tel. (714) 501-6081
 
Dirija sus comentarios a [email protected].

Compartir

Más artículos de interes