“Mi prioridad número uno es la música”

26

La pasión que Ricardo Jaramillo siente por la música lo ha colocado en un lugar y momento privilegiados, que le permite actualmente ser el baterista principal del cantante chileno –su compatriota– Beto Cuevas en todas sus presentaciones.

Pero él mismo confiesa que como la música es la prioridad número uno en su vida, cuando el grupo ‘del Beto’ –como él lo llama– no está haciendo presentaciones, no puede quedarse cruzado de brazos. Por eso también reparte su talento con otros grupos, como un persa-francés llamado KamyR. “Esta banda va a llegar a un punto importante, van en un ascenso impresionante y yo quiero estar allí” dijo este chileno de sonrisa franca y amena charla.

Nacido en Santiago de Chile, Fernando Jaramillo confesó que toca la batería desde los nueve años y que otras de sus pasiones es la velocidad y los deportes. “He corrido en bici y moto cross. Y también he practicado diferentes artes mar-ciales como el karate y el aikido, éste último uno de mis preferidos”.

Avecindado desde hace años en Los Angeles, este energético músico que formó parte del grupo chileno Exsimio durante 10 años, dice estar feliz por el hecho de trabajar en lo que más le gusta: hacer música.

Por el momento y mientras colabora con KamyR, 2 Bit Band, Liqwid Zoo y Lucid Fly se da tiempo para prestar sus servicios en la producción de audio para comerciales y hasta para dar clases de batería en los pocos ratos libres que le quedan.

Fernando agrega que por cada presentación del grupo se puede embolsar de 500 a 1,000 dólares. “Aunque la mejor recompensa es el reconocimiento de la gente y conocer diferentes lugares y personas”, asegura.

Pero un baterista no lo sería sin sus herramientas de trabajo. Fernando cuenta con el respaldo de Sonor Drums con los tambores, de Paiste Cymbals con los platillos y de Axis Pedals con los pedales.

Por el momento Fer está a la espera de que Beto Cuevas presente su nuevo disco. “Parece que en Septiembre sale el nuevo material ‘del Beto’, y después vendría la gira de promoción”. Eso significa muchas presentaciones y muchos ingresos económicos, nada mal para alguien con la energía de Fernando que vive de y para la música. EC

Compartir