Parece un trabajo duro y complicado. Y sin duda lo es, pero David Melara y su equipo lo hacen ver como una tarea sencilla. Hablamos de cambiar los techos de las viviendas, un trabajo que casi siempre tiene demanda excepto en el mes de diciembre. Así lo explica David: “Es el peor mes para este trabajo. La gente gasta en regalos y otras cosas para celebrar las fiestas en familia, pero luego todo mejora”.

Este inmigrante salvadoreño, del Departamento de La Libertad, tiene doce años de experiencia trabajando como “roofero” y conoce palmo a palmo todo el proceso. “Empecé como aprendiz, pero luego de dos años decidí hacer el trabajo por mi cuenta y poco a poco me fui haciendo de clientes”, comentó David. Hoy, este hombre ya tiene su propia compañía, David Roofing, en la que da empleo hasta a diez personas y que lo mismo cambia el techo a un complejo de apartamentos que a una residencia.

Manos a la obra
Al momento de esta entrevista, el equipo de David estaba en plena faena cambiando el techo de una unidad de cuatro aparta-mentos. Primero quitan el techo viejo raspándolo en su totalidad y tirando toda la basura en un contenedor que alquilan para este fin. Luego preparan la superficie “desnuda” para instalar láminas nuevas que llaman “shingles” de una medida de 40” X 18”, asegurando cada una con cinco clavos. Lo admirable es que trabajos como éste les toma un promedio de cinco días para comple-tarlo. “Uno de estos techos –dice David– tiene una garantía de hasta 60 años. Claro, hay otros que son más baratos pero duran menos”.

Sobre lo que se cobra por esta clase de trabajos Melara dijo que en el caso de la unidad de apartamentos el precio es de unos 15,000 dólares, mientras que en una casa de tres recámaras con techo de tejas el precio puede ser de unos 9,000 dólares.

Lo que se puede deducir es que David le dio al clavo al dedicarse a poner techos, ya que le da lo suficiente para vivir bien y tiene trabajo casi todo el año. Sus trabajadores tampoco se pueden quejar. Un ayudante con experiencia se puede embolsar hasta 1,000 dólares por semana, mientras que otro no tan experimentado puede ganar hasta 500 dólares.

David Roofing. Compton, CA. Tel. (310) 904-8233

Compartir

Más artículos de interes