El Seguro Social no solamente ayuda a los ancianos, sino también a los trabajadores que se han incapacitado y a las familias en las cuales un cónyuge o un padre ha fallecido.

Actualmente, cerca de 159 millones de personas trabajan y pagan impuestos de Seguro Social, y más de 53 millones de personas reciben beneficios mensuales de este rubro.

Además del impacto nacional que el Seguro Social tiene en la economía de los Estados Unidos, no se puede negar la diferencia que hace en las comunidades a través de todo el país.

En barrios a través de la nación, los beneficios que se pagan no sólo ayudan individualmente a los beneficiarios. Estas personas gastan sus pagos de beneficios en los mercados locales, la tiendas de ropa, las tiendas por departamentos y las tiendas de la esquina.

Los beneficios son usados para pagar por bienes y servicios que sostienen la economía local, mantienen cultivando a los agricultores locales, a los comerciantes vendiendo y a los contratistas locales generando empleos.

En algunos condados, alrededor del 30 por ciento de la población recibe beneficios, y esos beneficios hacen un total de más o menos un 20 por ciento de la economía local.
Tanto a nivel nacional como local, el impacto del Seguro Social se siente.

El pago promedio para una persona jubilada es 1,169 dólares al mes, lo cual representa el 40 por ciento de ingreso para una persona jubilada.

Por otro lado, el pago promedio para una persona incapacitada es de 1,065 dólares al mes. En tanto que para la viuda o viudo de un trabajador en la familia, el pago promedio es 1,104 dólares mensuales.

Estos son números reales que ayudan a muchos individuos a cubrir sus gastos.

Los pagos hechos a beneficiarios ayudan a individuos y a familias a mantenerse a flote y son los mismos individuos los que están usando sus beneficios para ayudar a mantener la economía.

Para más información visite: www.segurosocial.gov. Dirija sus comentarios a [email protected].

Compartir

Más artículos de interes