Entérese de los mitos alrededor de las tarjetas de crédito, descubra cuáles son falsos y aquellos que pueden afectar su puntaje crediticio

Las tarjetas de crédito son un medio de pago que se creó para hacer compras que se pueden liquidar en un cierto plazo; nunca deben ser tomadas como dinero en efectivo, este es uno de los principales errores que comenten los amateurs de los créditos. A continuación le presentamos algunos de los errores y mitos más comunes al usar una tarjeta de crédito.

1. No hay tarjeta de crédito de una sola talla para todos

Existen muchos tipos diferentes de tarjetas de crédito. Antes de pedir una revise qué tipo de tarjeta es el que le conviene o si está buscando una que le dé algún beneficio especifico, por ejemplo, millas, puntos para viajes, ofertas en tienda, preventas, etcétera. Analícelo antes de solicitar una que no satisfaga sus necesidades y estilo de vida.

2. Usted puede pedir una tasa de interés más baja

Las altas tasas de interés hacen que el crédito que ofrecen las tarjetas sea muy caro. Sin embargo, un puntaje alto (de 700 en adelante) y un buen historial de pagos lo puede colocar en una buena posición para negociar una tasa de interés más baja.

3. Cancelar una tarjeta de crédito puede afectar su crédito

Muchas veces nos enojamos con alguno de nuestros acreedores e inmediatamente queremos cerrar su tarjeta de crédito. Antes de pronunciar las palabras “Quiero cerrar mi cuenta”, debe saber que el cierre de su tarjeta de crédito que puede dañar su crédito en vez de ayudarle, así que piénselo dos veces antes de cancelar.

4. El buen crédito es importante y las tarjetas ayudan

Muchas personas no se dan cuenta del valor de un buen crédito hasta que lo necesitan. El crédito se utiliza para muchas más cosas que hacer compras. Por ejemplo, el crédito le ayuda o perjudica al momento de comprar o alquilar una casa, conseguir un nuevo empleo e incluso para conseguir servicios como televisión por cable y líneas telefónicas. Por ello, trate de cuidarlo, incrementarlo y conservarlo.

Recuerde que no importa si su primera tarjeta cuenta con una línea de crédito pequeña; ésta es como una planta, si la cuida bien se desarrollará y crecerá favorablemente para ayudarle a establecer su reputación como un comprador responsable, así que ¡cuídela y manéjela con responsabilidad!

 

Más artículos de interes