El fabricante del eléctrico más codiciado del momento, Tesla, multiplica por cinco su ritmo de producción hasta los 2.000 coches al día

Entre los puntos débiles de Tesla, siempre estuvo la producción. Y a medida que su popularidad ha ido aumentado —de forma exponencial en el último año— la flaqueza se ha tornado en urgencia, un capítulo que parecen estar resolviendo de acuerdo a los números recientes desde la compañía fundado por Elon Musk. En la última carta a sus accionistas, hablan de estar ya cerca de producir 2.000 vehículos a la semana, un incremento considerable.

Hace tan solo tres años, durante el primer año de producción del Model S, salieron de fábrica unos 20.000 coches, a un ritmo de 400 a la semana. Ahora, a esa velocidad, podrían alcanzar los 104.000 vehículos en doce meses y, al menos llegar a la meta para este año, que no baja de los 80.000 coches entregados.

Fuentes cercanas a Tesla que cita el portal Electrek.com, aseguran que la cifra de 2.000 modelos semanales se sobrepasó hace tiempo y que el próximo objetivo es alcanzar el medio millón de unidades al año para 2018. Eso rebajaría la meta en dos años con respecto a los planes anteriores.

La noticia llega en un momento óptimo para la empresa tras la avalancha de pedidos de su ‘low cost’, el Model 3, que ya ha recibido 373.000 peticiones desde que se empezaron a aceptar reservas en marzo de este año. Mucho puede tener que ver la contratación de personal para su planta de Fremont, en California, a través de una feria de empleo masiva hace unas semanas, y la incorporación del jefe de producción de Audi a su compañía.

Todo ello en mitad de problemas con la suspensión de su Model S, el más popular de la gama, que hicieron caer los títulos en bolsa un 5 por ciento el viernes mientras en la empresa han negado cualquier defecto de sus vehículos.

@pscarpe

 

 

 

Compartir

Más artículos de interes