Entre todos los costos que conlleva tener un auto nuevo o un auto usado, la póliza de seguro es un rubro que los conductores consideran casi universalmente como demasiado caro.

Tal preocupación de los consumidores es una razón para la oleada de anuncios de seguros de autos en la televisión, donde cada compañía ofrece primas cada vez más bajas que la competencia.

Aunque es realmente útil comparar a la hora de buscar un seguro, hay otras medidas que se pueden tomar para reducir los costos.

1. Mantenga un buen crédito. Los proveedores de seguros verificarán el historial de crédito de un solicitante antes de ofrecerle un estimado. Muchos consumidores pudieran cuestionarse la relevancia de este proceso, pero las aseguradoras están plenamente conscientes de que numerosos estudios revelan que existe un vínculo directo entre el historial de crédito de una persona y la posibilidad de que la misma haga una reclamación. Mientras más alta sea la calificación de crédito, menos riesgoso será el solicitante, lo cual se traduce en una prima menor.

Otra razón por la cual las aseguradoras verificarán el historial de crédito de un solicitante es para saber si el mismo pagará puntualmente o no. Al igual que otros negocios, la aseguradora quiere tener su dinero a tiempo, y será más propensa a ofrecerle una prima menor a los solicitantes con historial de pagos puntuales.

2.  Las aseguradoras califican los vehículos en base a la marca y el modelo.

Este sistema de clasificación está conformado por varios factores, como el costo del vehículo, la calificación de seguridad y el historial de robos. La Oficina de Servicios de Seguros (Insurance Services Office) ha creado el sistema, y mientras más alta sea la calificación de un vehículo, más tendrán que pagar los conductores para asegurarlo.

Aunque los resultados del sistema de clasificación no son de dominio público, los conductores pueden investigar cuáles son los carros más robados, y cuáles están entre los más costosos a la hora de asegurarlos. Si el ahorro en un seguro es una prioridad primordial, evite los vehículos que salgan durante esa búsqueda.

3. Maneje con cuidado.

Nada es más efectivo para bajar los costos del seguro que ser un conductor precavido. El primer accidente en el que el conductor sea culpable podría incrementar la prima hasta en un 40 por ciento, un incremento monumental para muchos, pero que se puede evitar simplemente siendo un mejor conductor.

Incluso si las primas no se incrementan en un 40 por ciento, van a aumentar significativamente si el conductor es considerado culpable en un accidente, por lo que lo mejor que se puede hacer es manejar con cuidado y a la defensiva en todo momento.

Si ocurre un accidente y es el primero de un conductor, consulte con un agente de seguros para determinar si existe alguna cláusula de perdón que beneficie en caso del primer accidente. Si no existe, habrá que pagar el incremento normal de la prima luego de tal percance.

4. No se suscriba a planes de pagos a plazos.

Los planes de pago a plazos pudieran ser necesarios, pero si no lo son, es mejor pagar la suma en su totalidad. Un plan de pagos mensuales trae consigo cuotas adicionales, que no parecerían significativas cada mes, pero suman en el curso de un año.

Si no queda más remedio que acogerse a un plan, trate de pagar en la menor cantidad de mensualidades posibles. La mayoría de las aseguradoras permiten mensualidades por seis meses, por trimestres o por mes. Mientras más frecuentes sean las mensualidades, más cuotas adicionales deberán pagar los conductores.

Si no puede pagar en su totalidad, trate al menos de pagar en la menor cantidad de mensualidades posibles para reducir la cantidad invertida en cuotas adicionales.
Los costos de seguro de automóvil son raramente negociables, pero los conductores pueden tomar varias medidas con anticipación al comienzo de una póliza que podrían reducir en gran medida lo que pagan cada año por su seguro.

Información cortesía de Metro Editorial Services

Compartir

Más artículos de interes