Un coche es como una persona, para estar en óptimas condiciones aun después de cumplir 50 ó 60 años de edad, se recomienda hacer ejercicio, comer sanamente y cuidar la salud.

Igual pasa con un vehículo que haya llegado a las cien mil millas recorridas: el buen mantenimiento prolongará un desempeño óptimo, siga estos consejos:

Lea el manual del propietario.

Allí le dan pautas claras y precisas de cuándo tiene que revisar y/o reemplazar partes que estén por sufrir un deterioro importante. En los autos usados, dos de las partes que necesitan revisarse o cambiarse llegadas las cien mil millas recorridas, es la banda de tiempo y la bomba de agua, antes de que ocurran problemas más serios.

En los autos nuevos, el control del mantenimiento está almacenado en una computadora; en ese caso, una luz intermitente o un sonido repetitivo le avisan cuando es tiempo de llevar el auto a revisión.

Use los fluidos adecuados.

Los líquidos que consume un coche (gasolina, aceite, etc.) son clave para extender la vida del motor y otras partes importantes. Después de las 100,000 millas los cambios de aceite frecuentes y las revisiones se tienen que realizar por técnicos especializados.

En el caso del aceite de motor, los expertos recomiendan usar del tipo sintético porque: lubrican mejor, están diseñados para vehículos de alto millaje, producen menos emisiones contaminantes y proporcionan un mejor rendimiento del combustible y un mejor desempeño del motor.

Busque el taller correcto.

La mejor opción es llevar su auto al taller de la concesionaria. Pero tenga en cuenta que cuando su auto ya pasó las cien mil millas, el mantenimiento puede ser costoso sobre todo porque, por lo general, la garantía ha terminado. Entonces, lo mejor es comparar precios en lugares independientes.

 

autos usados

Compartir

Más artículos de interes