Si va comprar un auto nuevo lo más probable es que salga del concesionario con varios tipos de garantía en su contrato.

Pero puede ser que no las necesite todas, por eso es conveniente que conozca las diferentes garantías que hay en el mercado automotriz. Estas son las más comunes:

Defensa-a-defensa:

También se le conoce como garantía principal. Cubre varios componentes: aire acondicionado, sistemas de audio, sensores, sistemas de combustible y de los principales componentes eléctricos. No está incluido el mantenimiento regular, como por ejemplo los cambios de aceite y otros fluidos.

Tren Motriz:

Este tipo de garantía por lo general cubre únicamente el motor y la transmisión, junto con otras partes móviles conectadas a las ruedas, como el eje de transmisión.

Con algunas excepciones, la póliza no cubre mantenimiento regular, como afinaciones ni rotación de llantas.

Cobertura extendida:

Se trata de una garantía que dura más tiempo que las dos mencionadas anteriormente, por supuesto ofrecida a un costo adicional. Una póliza básica requerirá pagar un deducible y sólo cubre el motor y la transmisión, mientras que un paquete de lujo podría eliminar el deducible e incluiría la misma cobertura de una garantía defensa-a-defensa.

Muchas de estas pólizas se pueden adquirir meses o incluso años después de comprar su coche y hasta pueden ser transferidas a futuros propietarios, lo que podría aumentar su valor de reventa.

Asistencia en carretera:

Algunos fabricantes incluyen esta cobertura en alguna de las dos garantías principales, la de defensa-a-defensa o la de tren motriz. Esta póliza cubre servicios como cambio de neumáticos, cerrajería, paso de corriente y remolque.

Neumáticos:

Las llantas de un auto nuevo por lo regular tienen una garantía del fabricante. Dependiendo del tipo de neumático, la mayoría de las garantías tienen un número determinado de años o un límite de millas, lo que ocurra primero. Para que no le nieguen el cumplimiento de la garantía, asegúrese de rotar las llantas regularmente, y mantenerlas infladas y balanceadas de forma apropiada. La póliza básica no cubre perforaciones o reparaciones por choques.

Accesorios de fábrica:

La mayoría de los fabricantes tienen una garantía para los accesorios de uno a tres años, o por el remanente de la garantía de defensa-a-defensa, lo que sea más corto. Modificar los accesorios después de haber sido instalado, pudiera anular su cobertura.

Compartir

Más artículos de interes